Queridos Amigos.
        En el Hare Krishna Truly Ashram del Perú nuestro ideal es crear un oasis de espiritualidad e inspiración para todos. Situado a una hora de Lima, viajando hacia el norte por el Pasamayo, llegas a la primera playa verde interrumpiendo el escenario de los casi infinitos montes de arena crema. Esta playa llamada Chacra y mar es muy fértil y fue cultivada desde tiempos incaicos, o incluso antes, como lo comprueban numerosos encuentros arqueológicos. Al entrar por ella llegas al Hare Krishna Truly Ashram. Ya desde la carretera se ven, haciendo contraste con el océano pacifico, entre las cuevas de los acantilados y los campos cultivados, una colección de construcciones muy fuera de lo común. Observando más detenidamente se destacan una serie de símbolos mandando mensajes al corazón de uno. Los Trulys nos recuerdan un mundo muy deseado, pero lejano a la vez, por la vida estéril y egoísta que vive nuestra sociedad en general.

        Acompáñenos a un viaje poco común, un viaje a las regiones de la subconsciencia, el autoanálisis y el armonizar con el entorno. Aquí estamos practicando las antiguas sabidurías y manteniéndolo al paso de la sociedad moderna con sus muchos problemas. Siempre cuestionando los valores, estamos comprometidos a perfeccionarnos por encima de todas las consideraciones relativas y de un provincialismo egoísta.


        El Arte y la vida, la Arquitectura, Cultura y Ecología, todo encuentra su síntesis en la espiritualidad de sus integrantes, que decidieron crear esta comunidad semi autosuficiente para proyectarnos hacia el futuro, sin soñar con éxitos materiales destinados a aumentar las complicaciones de la vida, o aun más, a la imposibilidad de conseguir recursos para satisfacer la codicia de cada uno.

        El miembro interno o externo del Truly Ashram practica los principios del Bhakti Yoga, como nos fue enseñado por Srila Prabhupada, el embajador de la India mística desde 1965. Todos los miembros contribuyen en forma voluntaria y creativa a la perfección de este ideal.

La propiedad del
Hare Krishna Truly Ashram

         El Truly Ashram no es una propiedad privada. Para establecer a Dios como el disfrutador y controlador de la comunidad, los integrantes se reúnen semanalmente para evaluar el servicio hecho, y para estudiar cómo mejorar todo, para complacer aun más al Señor Supremo cuyo placer es el único criterio del éxito de la comunidad; pero como el Señor supremo sólo disfruta cuando sus devotos están felices en este mundo, entonces es el servicio colectivo de todos los devotos crear armonía entre la naturaleza y los integrantes de la comunidad.

       Desde su inicio el Truly Ashram fue un Servicio unido de muchos devotos. Con la ayuda del Swami B.V.Vaishnava se obtuvo la tierra y de allí en adelante devotos de todos lados ayudaron. Recordamos mucho al Prabhu Chaitanya Nitai, quien fue el pionero, quien residiera muchas veces a solas, cuidando los primeros pasos del desarrollo de la comunidad. Por último los devotos escogieron a Prabhu Prapanna para encabezar el servicio de corazón en la construcción del templo, con la ayuda de todos los devotos del Perú. Gokula Ranjana prabhú, quien se graduó en la escuela de Bellas Artes de Lima, encabeza la coordinación artística con la ayuda de muchos otros.




El propósito
del Truly Ashram

        El centro artístico del Truly Ashram tiene grandes ambiciones. Aspira a incentivar la elevación espiritual y cultural de la sociedad en general. Las obras teatrales de los integrantes del Ashram están dirigidas a concientizarnos en la búsqueda del Absoluto. Por otro lado el grupo de ópera multimedia trascendental, llamado ‘Conciencia, aunque duela-, nació como parte del deseo de llevar el mensaje ecológico trascendental a todos

        El Truly Ashram tiene proyectos que permiten a muchos artistas y devotos crear una obra única en el Perú contemporáneo. Gradualmente el proyecto irá revelando sus verdaderas dimensiones. Una vibración armoniosa penetra a sus integrantes y visitas, creando un modelo de relación diferente con la naturaleza y sus habitantes, que abrirá nuevas puertas en el corazón.

       El Truly Ashram es único. Con sus parques, museo, teatro; su nueva dimensión en la música, comida, etc, vuelve todo maravillosamente distinto. Uno olvidaría el tiempo y el mundo, si no fuera por nuestro cuerpo, quien nos recuerda que todavía estamos aquí

       La felicidad es concebida en la Cultura Védica como ese estado en el que no tenemos deseos diferentes a la voluntad de Dios. Todo otro intento de ser feliz nos esclaviza, con sus respectivas reacciones, a la existencia de repetidos nacimientos.

       Así podemos ver el yoga como una ciencia, que nos enseña una disciplina que se ejecuta en forma natural y nos vuelve feliz. Su comida vegetariana integral y trascendental, se vuelve una verdadera fuente de salud; y las preocupaciones y tristezas, por mil causas que pudieran haber, son desplazadas a una muy lejana galaxia! Al distanciarnos de lo cotidiano podemos identificarnos con la voluntad de Dios, donde una señal de la cercanía a la gloria de nuestro amor y añoranza se manifiesta. Acompáñenos, naciste para esto. Llego la hora de dudar del mismo dudar. La fe es tangible cuando satisface la necesidad de todos

        Somos hijos del néctar, destinados a saborear néctar. No te satisfagas con nada menos que néctar. Esta es la misión de la búsqueda del absoluto.



Vínculos con
la historia Incaica

        Similares construcciones como los Trulys ya existían entre los Incas en forma de chulpas. Generalmente usados para almacenar granos, tenían a veces dos pisos y estaban construidos en piedras. Debido al clima de la costa Peruana, que es escaso en lluvias, es un fenómeno especial que se puedan construir los Trulys puramente de barro. Así, agradables a la vista y la vivienda, éstos se levantan de la misma tierra, y en un futuro volverán a ser parte de ella, su origen, sin comprometer el medio ambiente.

        Los Trulys tienen todo lo lindo que se puede esperar de una vivienda y al mismo tiempo mantienen una combinación con la estructura de los viejos templos de la India y con la Cultura Incaica del Perú. Muchos paralelos nos muestran en forma clara que el antiguo hombre tuvo relación con Asia; sus divisiones del tiempo en cuatro eras, relacionándolas con diferentes metales, es una prueba, entre muchas otras, de su conexión con los pueblos antiguos.

Trasfondo Védico

        Los Trulys tienen una forma de estructura que es el fundamento de la estática natural. Tiene el principio de una cadena que cuelga en forma natural llevada por la distribución de los pesos. Este mismo arco de la cadena invertida hacia arriba tiene el respaldo absoluto de la fuerza natural, y en consecuencia no necesita el apoyo de vigas con metal. Como tal, también es antisísmico; un elemento importante en la cordillera de los Andes. Los templos gigantes de la India se sostienen también bajo este mismo principio. La simple línea del Truly puede combinarse con decoraciones que le darán cuerpo adicional, siempre que se respete y conserve la fuerza natural del Truly, que escondida puede soportar otros adornos y cúpulas.

Gaudi y su contribución.

       En el inicio, falta de fé y experiencia hicieron dudar sobre la fuerza que contiene un Truly. Sin embargo el Truly moderno ofrece cada día más ideas para la construcción, pues de todo punto de vista, es más agradable y barato.

       El arquitecto y artista ambiental Antonio Gaudi de Barcelona, tuvo gran influencia en el mundo de la construcción con sus planes en base a los Trulys y su dinámica. Su obra maestra ‘La Iglesia de la Sagrada Familia’ representa su extraordinario ingenio, como también lo bello que es construir con la naturaleza, y no en contra de ella

       El Truly Ashram combina muchos elementos usados por Gaudi como los símbolos de autorelieve y la mosaica de las ondas armoniosas. Como también en la Apulia, en el sur de Italia, donde encontramos Trulys de pura piedra, los Trulys llevan insignias muy simples que se pueden destacar a gran distancia. Las puntas finales son muy variadas y permiten de esa forma modular el barro en fantásticas cúpulas de estilo templo hindú con sus banderas auspiciosas.


        Fuimos también inspirados por las líneas de Nazca, impresionantes mensajes de sus pueblos, testigos silenciosos de un mundo poco conocido. Simple expresión de un llamado muy serio, que no dudaba en hacer muchísimo esfuerzo por comunicar sus prioridades. Líneas cuasi sin parar, formando sus símbolos. En la terminación de los Trulys del Ashram mantenemos esta forma simple con algunos de los mensajes simbólicos.

       El arte toma una nueva dimensión. Cada segundo de la vida se vuelve parte importante de algo grandioso, muy completo. Lo más chico se eleva para ser parte de lo mas grande, sin el afán de competir o de contradecir su propósito. Tierra y barro, cuerpo y vida, se combinan para servir aquello, que siempre está detrás de la pantalla, quien nos entregó el libre albedrío de ser parte feliz de su voluntad. El grito de la sociedad moderna con sus sonidos, humos envenenados, y mentes depravadas todavía suenan en nuestros oídos, pero la armonía del Truly Ashram nos hace sentir que hay otra existencia, la bella realidad, donde todos podemos vivir sin desafiar a los demás por causa de nuestros propios intereses

       Nuestras grandiosas madres bendicen nuestro futuro. La madre tierra aquí nos envuelve, brindándonos como siempre su sustento. La madre Veda nos guía dándonos capacidad de discriminación y de desarrollo personal. La madre vaca, querida al Señor Krishna, sostiene nuestra vida con su leche milagrosa. Todas las madres son la base de nuestro agradecimiento, y debemos aprender a ver a la mujer como la madre que nos dio la vida, para dejar esa mentalidad de explotarlas por un placer efímero, que deja nuestras esperanzas en el suelo.